Desde que tengo memoria en mi casa existían, entre mis juguetes de hijo único y por escogencia propia, consolas de videojuegos. Atari fue la primera de ellas, un regalo deseado en Navidad.  ColecoVision le siguió, luego un Nintendo NES y así.

Mantengo frescas memorias de la alegría y ansiedad de hacer amigos sólo por intercambiar un “cartucho” y probar un nuevo juego.  No importaba cuán lejos vivía esta persona, si era niño o adulto, todo un reto para mis 10 años.  Tres décadas después, sigo teniendo varias consolas en casa.  Portátiles, nuevas, clásicas que disfruto coleccionar, compartir y usar con frecuencia, a veces con cierto placer culposo.  Sigo jugando las sagas que me gustaban cuando niño, incluso con los mismos amigos de aquel entonces, sólo que a miles de kilómetros de distancia porque ya no somos vecinos.   

Los videojuegos me han enseñado tener buenos reflejos, memoria y coordinación espacial.  Otros a mejorar un idioma. Pero la principal razón por la que juego y seguiré jugando es que, hasta hoy, ningún otro medio artístico me requiere el nivel inmersión y participación como el de un videojuego.  El cine y la literatura no necesitan de mí para que las historias progresen.  Acá debo pulsar el botón o mover el control para avanzar.  

El formar parte de una banda de rock con amigos, el memorizar un mundo de plataformas para reconocer exactamente dónde debo saltar, el sumergirse en un universo fantástico como Hyrule, son cosas que la realidad no puede ofrecerme.  Amo jugar y no soy ciego ante sus vicios, pero creo fielmente que una buena sesión de videojuegos nos hace mucho bien.  Ya sea por simple entretenimiento virtual o por desconectarnos temporalmente de la actualidad y ser parte de otras realidades.

A34 ¨About Games¨ es un blog personal sobre este mundo que tanto disfruto.  Busco compartir mis memorias de épocas clásicas y opiniones sobre los juegos actuales que me interesan. Hablar de los valores estéticos, tecnológicos y sociales que reconozco en la industria, sin tendencias ni promoción de alguna marca específica. Espero llegarle a jugadores y a los no tanto, compartiendo lo divertido y simple que resulta darle a unos botones en buena compañía.